A NCI-designated Comprehensive Cancer Center
BY Katie Neith | 11 de diciembre de 2017
Alex Herrera Alex Herrera, M.D.
Para muchas personas con linfoma de Hodgkin clásico, la enfermedad es una de las formas más curables de cáncer con quimioterapia estándar o quimioterapia más radioterapia. Sin embargo, para entre el 10 y el 30 por ciento de los pacientes que tienen cáncer recidivante o no responden a la terapia inicial, el tratamiento secundario a menudo implica quimioterapias más agresivas seguidas de un trasplante autólogo de célula madre, el cual utiliza las propias células madre del paciente.
 
Actualmente, investigadores dirigidos por el doctor Alex Herrera, profesor adjunto en el Departamento de hematología y trasplante de células hematopoyéticas<br/> de City of Hope y hematólogo/oncólogo, han descubierto que una combinación de dos medicamentos de inmunoterapia, sin quimioterapia tradicional, puede ser una forma más tolerable de que los pacientes luchen contra la enfermedad antes de un trasplante.
 
"En nuestro ensayo clínico, estudiamos una combinación de dos nuevos medicamentos interesantes (brentuximab vedotin o nivolumab) para el tratamiento de linfoma de Hodgkin recidivante o refractario después de que la terapia de vanguardia no haya funcionado y descubrimos que la combinación era un puente hacia el trasplante seguro de buena tolerancia y alta efectividad", dijo Herrera, quien realizó el estudio con investigadores de todo Estados Unidos.
 
Sus descubrimientos fueron presentados por Herrera en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Hematología (ASH) en Atlanta el 11 de diciembre. El estudio también fue publicado en la revista Blood después de la presentación de Herrera.
 
La reunión de la ASH reúne a más de 25,000 profesionales de hematología enfocados en la investigación y el tratamiento de cánceres de sangre y otras enfermedades, y alienta a los clínicos y científicos que trabajan en ambos extremos del espectro de la investigación traslacional, del laboratorio al paciente, a debatir los últimos estudios.
 
El último trabajo de Herrera se basa en los resultados de la fase 1 del estudio que presentó en la reunión de la ASH de 2016, el cual mide la seguridad de brentuximab vedotin (un tratamiento basado en anticuerpos que se dirige al uso de quimioterapia solo en células con linfoma de Hodgkin) combinado con nivolumab, el cual funciona bloqueando algo llamado vía de puntos de control inmunológicos PD-1, de la cual a menudo los tumores se apropian para evadir el sistema inmunológico.
 
"Ahora hemos demostrado que la combinación es un tratamiento de segunda línea efectivo para el linfoma de Hodgkin y futuros ensayos podrían explorar el papel de este régimen en comparación con la quimioterapia de segunda línea tradicional", dijo Herrera.
 
Además, dice que este régimen de tratamiento se está estudiando en muchos escenarios, incluido como un tratamiento inicial para pacientes mayores que no son elegibles para la quimioterapia, así como también para pacientes que hayan tenido una recaída después de un trasplante autólogo de célula madre. Herrera ha desarrollado un ensayo clínico que dirige en City of Hope que se abrirá en otros cinco centros para también probar brentuximab vedotin más nivolumab como tratamiento de consolidación después de un trasplante autólogo de célula madre para minimizar la posibilidad de recurrencia de linfoma de Hodgkin después del trasplante.
 
Los fondos para esta investigación fueron proporcionados por Seattle Genetics Inc. mediante el apoyo financiero conjunto de Seattle Genetics Inc. y Bristol-Myers Squibb.