A NCI-designated Comprehensive Cancer Center
BY Cary Presant, M.D. | 19 de junio de 2018
Breakthroughs - Cary Presant 256x256 Cary Presant, M.D.
A principios de junio, los principales oncólogos del mundo presentaron la investigación más destacada del año pasado en la reunión anual de 2018 de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO) en Chicago. Estuve entre los 40 000 oncólogos sorprendidos por lo efectiva que puede resultar la inmunoterapia en algunos pacientes con cáncer.

Por ejemplo, el cáncer de pulmón ha sido uno de los cánceres más difíciles de tratar. En los últimos tres años, hemos comenzado a utilizar medicamentos que activan el sistema inmune del propio cuerpo para que luche contra diferentes tipos de cáncer. Pero en la ASCO 2018, se informó sobre nuevos ensayos clínicos que agregan medicamentos de inmunoterapia (como pembrolizumab, nivolumab o atezolizumab) a la quimioterapia estándar e incluso a la terapia biológica, como el bevacizumab. Los resultados fueron impresionantes.

En diferentes etapas del cáncer pulmonar generalizado, la supervivencia aumentó de un 25 a un 35 % cuando se añadió la inmunoterapia a la quimioterapia. Las tasas de respuesta fueron más elevadas y la duración de la remisión en los pacientes fue más elevada. Incluso algunos tipos de cáncer de pulmón, como el cáncer de pulmón de células pequeñas, respondieron a la inmunoterapia, algo que no había sido estudiado anteriormente. Se informaron mejoras con el uso de inmunoterapia en muchos otros cánceres, incluidos melanoma, linfoma, leucemia, cáncer de riñón, cáncer de vejiga y cáncer de colon.

Dos estudios sugirieron que el microbioma intestinal (los gérmenes que habitan en nuestros intestinos) puede estar relacionada con qué tan bien responde un paciente a la inmunoterapia. Además, la cantidad de antibióticos que toma un paciente justo antes o durante la inmunoterapia puede reducir sus beneficios.

Mensajes principales de Presant en ASCO:
  • Si tiene cáncer, siempre pregunte si la inmunoterapia es una opción.
  • Pregunte si la muestra de su tumor fue evaluada para detectar la posible respuesta a la inmunoterapia (pruebas como la carga mutacional del tumor, la inestabilidad de microsatélites (MSI) o el nivel de PD-L1) o la respuesta a la terapia objetiva (como ALK, ROS, EGFR) o si necesita otra biopsia.
  • Pregunte si su genética generó el cáncer, y si se han realizado pruebas de mutaciones hereditarias en los genes de su sangre y saliva.
  • Pregunte si puede limitar la toma de antibióticos antes y durante la inmunoterapia.
  • Asegúrese de informar inmediatamente todos los síntomas que surgen durante la terapia a su médico o a los enfermeros y asistentes, ya que la terapia inmediata puede aumentar la supervivencia y la calidad de vida.
  • Pregunte si califica para un ensayo clínico.
La inmunoterapia puede ser un arma importante en la lucha contra el cáncer, asegúrese de tratarla con su médico. Trabajen juntos para desarrollar un plan que utilice la inmunoterapia, además de la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia, la terapia objetiva, la terapia hormonal, la terapia de soporte y los tratamientos de ensayo clínico cuando corresponda.
***
Cary Presant, Doctor en medicina, trabaja en el Departamento de Oncología Médica e Investigación Terapéutica en City of Hope. Trabaja como hematólogo practicante y oncólogo médico en el sur de California desde 1979.