Cirugía de cáncer de esófago

Cirugía de cáncer de esófago
Hay dos tipos principales de cáncer de esófago: adenocarcinoma y carcinoma de células escamosas.  El número de pacientes con adenocarcinoma ha ido aumentando en los últimos años, sobre todo entre los hombres blancos.  En City of Hope, personalizamos el enfoque quirúrgico a fin de brindar el mejor tratamiento para cada paciente.
Tratamiento endoscópico
La acidez estomacal crónica (enfermedad de reflujo gastroesofágico) puede dar lugar a una irritación en la mucosa del esófago.  Con el tiempo, esta irritación puede causar que las células se vuelvan precancerosas, la cual es una condición conocida como esófago de Barrett.  A través de un endoscopio (una cámara pequeña y flexible que entra por la boca), los expertos de City of Hope pueden destruir (extirpar) el tejido precanceroso, permitiendo que el cuerpo genere una nueva capa de células más normales.   También podemos eliminar cánceres en etapas tempranas con el endoscopio, mediante una técnica conocida como resección endoscópica de la mucosa.  Estos tratamientos endoscópicos son procedimientos ambulatorios y en la mayoría de los casos no se requiere hospitalización.  Los pacientes se recuperan de forma muy rápida y por lo general reanudan sus actividades normales al día siguiente.  En casos de esófago de Barret y de tumores de esófago en una etapa temprana, estos tratamientos endoscópicos son altamente eficaces y tienen tasas de curación equivalentes a la cirugía.
La cirugía de invasión mínima y sus beneficios
Lamentablemente, la mayoría de cánceres de esófago se encuentra durante una etapa más avanzada que no permite que puedan ser tratados con terapias endoscópicas.  Con esos tumores más agresivos, recomendamos una esofagectomía radical, que implica retirar la mayor parte del esófago, así como parte del estómago.  Muchos pacientes reciben una combinación de tratamientos con quimioterapia y radiación antes de la cirugía.  En la mayoría de los casos, los cirujanos de City of Hope realizan esofagectomía radical utilizando cirugía de invasión mínima y técnicas de cirugía robótica.
 
En comparación con la esofagectomía tradicional que requiere una incisión abdominal grande, una incisión grande en el pecho con difusión de costilla y en ocasiones una incisión del cuello, se ha demostrado que la esofagectomía de invasión mínima causa menos dolor, menos pérdida de sangre, una recuperación más rápida y menos complicaciones. No hay diferencia en el riesgo de recurrencia del cáncer.