Ablación para el cáncer hepático

Descripción general

Muchos pacientes no pueden someterse a cirugía por el grado del cáncer o por enfermedades del hígado subyacentes, tales como la cirrosis. En algunos casos, los tumores pueden ser tan pequeños que los tratamientos no quirúrgicos pueden ser igual de eficaces.

Nuestro equipo realiza terapias mínimamente invasivas que utilizan técnicas de imagen tales como tomografía computarizada, ultrasonido y resonancia nuclear magnética como guías para la aplicación de los tratamientos directamente al sitio del tumor. Estas terapias se pueden utilizar solas, o con otras terapias mínimamente invasivas antes de la cirugía, o en combinación con la quimioterapia.
 

Los pacientes que se someten a terapias mínimamente invasivas tienen días de hospitalización significativamente menores y mejor recuperación en comparación a los pacientes de cirugía.

Ablación térmica
La ablación térmica destruye tumores con calor y frío y se aplica a través de un catéter que se inserta directamente al tumor sin incisión. Existen varios tipos de ablación térmica, incluyendo ablación por radiofrecuencia, la cual utiliza ondas magnéticas para sobrecalentar el tumor, y la crioablación, la cual congela el tumor. Otros tipos de ablación térmica utilizan láser, microondas y ondas de ultrasonido dirigidas para destruir las células cancerígenas. La selección de calor o frío depende del tamaño, ubicación y forma del tumor a que se dirige. La ablación térmica normalmente se indica para pacientes con hasta tres tumores hepáticos.

Los cirujanos y radiólogos intervencionistas en City of Hope son expertos en el uso de ablación térmica, la cual utiliza el calor, frío, ondas magnéticas o corriente eléctrica para destruir las células cancerígenas. Estas técnicas incluyen

  • Crioablación - Los gases muy fríos pasan a través del catéter para congelar el tumor, y destruir las células cancerígenas.
  • Ablación por radiofrecuencia - Una corriente de alta frecuencia calienta el tumor y destruye las células cancerígenas.
  • Ablación por microondas - Las microondas enviadas por el catéter calientan y destruyen el tejido anormal.
  • Tratamiento nano cuchillo - Un instrumento especial envía corriente eléctrica al tumor y destruye las células cancerígenas.

Los radiólogos intervencionistas pueden realizar estas ablaciones térmicas con agujas y sin incisiones, destruyendo el cáncer generalmente como tratamiento ambulatorio.  Nuestros cirujanos pueden utilizar estas técnicas en la sala de operaciones con laparoscopia o en combinación con la extirpación de tumores grandes para permitir un tratamiento completo en casos de tumores múltiples.

Ablación química
Otra forma de ablación menos común que implica una inyección con químicos que destruyen el cáncer, tales como alcohol puro (etanol) o ácido directamente al tumor. Al igual que con la ablación térmica, se puede recomendar la ablación química a los pacientes con hasta tres tumores hepáticos. Solo se indica la ablación química para los pacientes no candidatos a la ablación térmica.

Volver al programa de cáncer hepático.

 

Ir al Inicio