Robotic Surgery | City of Hope

La cirugía robótica revoluciona el tratamiento del cáncer de colon

"Cuando un paciente oye la temida palabra que comienza con “c”, esta suele desencadenar una ansiedad aguda, y cuando se trata de cáncer de colon, los temores que se expresan espontáneamente son: ¿Voy a morir? ¿Tendré que someterme a una colostomía permanente?" dijo Andreas M. Kaiser, M.D., jefe de cirugía colorrectal en City of Hope. "La verdad es que el paciente tiene muchas posibilidades de vencer la enfermedad y evitar una colostomía permanente”, añadió.
 
El Dr. Kaiser es un experto reconocido en una tecnología avanzada que está teniendo un gran impacto en la experiencia, el tiempo de recuperación y los resultados del paciente: la cirugía robótica.

Ventajas de la cirugía robótica

Para alguien que ve la cirugía robótica por primera vez, puede parecer una escena de una película futurista. Junto a la cama del paciente se encuentra un robot estilizado, con cuatro brazos delgados que manejan herramientas quirúrgicas y una cámara de 3D. Cerca, un cirujano humano, sentado en una consola con forma de cápsula, controla todos los movimientos del robot. 
 
"La consola es como una cabina de mando”, dijo Kaiser. "Tiene pequeñas palancas y pedales que podemos utilizar para controlar el robot".
 
Andreas Kaiser
Andreas M. Kaiser, M.D.
Las ventajas del dispositivo a diferencia del ser humano son impresionantes. La cámara tridimensional proporciona una claridad visual considerable. Los brazos robóticos pueden entrar en espacios muy estrechos y son tan flexibles que pueden girar en casi cualquier dirección para realizar una cirugía de gran precisión. Las incisiones son diminutas: 8 mm para cada uno de los instrumentos y la cámara, y 12 mm (menos de media pulgada) para un dispositivo que corta y grapa el intestino. Con frecuencia, el colon puede reconectarse sin una incisión abdominal adicional.
 
Para extraer la parte cancerosa del colon que se ha extirpado, basta con una incisión transversal de 1.5 a 2 pulgadas. La incisión se realiza en la parte baja del abdomen, por lo que no solo es mucho más pequeña que el gran corte vertical de la cirugía abierta convencional, sino que también es más estética.
 
Aunque no siempre es la opción adecuada para todos los pacientes, la cirugía robótica tiene varias ventajas importantes sobre otros tipos de cirugía de cáncer colorrectal.
 
La cirugía abierta convencional requiere una incisión abdominal de entre 6 a 20 pulgadas de largo, lo suficientemente grande como para que el cirujano introduzca las manos, palpe el tumor y luego extirpe una sección del colon.
 
"No es una operación desagradable”, dijo Kaiser, "pero a los intestinos no les gusta que hurguemos. Siempre se sienten un poco ‘ofendidos’, como me gusta llamarlo. Después, ya no quieren trabajar y tardan un tiempo en volver a despertarse".
 
Además, cuanto más grande sea la incisión, más dolor posquirúrgico puede causar al paciente. La estadía en el hospital y los tiempos de recuperación son mucho más prolongados que con las técnicas menos invasivas, y también existe mayor riesgo de que se forme una hernia en el futuro.  
 
La primera alternativa a la cirugía abierta fue la laparoscopia, que se ha utilizado para extirpaciones colorrectales desde la década de 1990. Con esta tecnología, al igual que con la cirugía abierta, el cirujano está junto a la cama del paciente, pero el laparoscopio sustituye a la mano humana. Al igual que el robot, realiza incisiones muy pequeñas y, a continuación, localiza y extirpa el cáncer. Sin embargo, a diferencia de la cirugía robótica, las imágenes de la cámara suelen ser únicamente bidimensionales y el laparoscopio tiene un rango de movimiento limitada, por lo que es más difícil operar en espacios pequeños.

Disipación de algunos temores

El mayor temor, por supuesto, es la supervivencia. Si el cáncer de colon se descubre cuando aún está localizado y no hay ganglios linfáticos afectados, la cirugía sola suele ser el único tratamiento necesario, con una tasa de supervivencia a cinco años del 90%. Cuando el cáncer se ha extendido a los ganglios linfáticos y órganos cercanos, la tasa de supervivencia se reduce al 71%.
 
Por eso es tan importante superar el temor a una colonoscopia. Este tipo de exploración no solo detecta el cáncer en su estadio inicial, sino que también puede prevenir la enfermedad al eliminar los pólipos precancerosos durante el procedimiento.
 
Otro de los grandes temores de los pacientes con cáncer colorrectal es que necesiten permanentemente una bolsa de colostomía.
 
"Ese temor no suele volverse una realidad”, afirma Kaiser. "Mientras quede parte del tejido sano debajo del tumor, podemos mantener los músculos del esfínter en su sitio y realizar una reconstrucción".

Elección del término médico correcto

"Todas las cirugías tienen riesgos, pero si se acude a un centro especializado, esos riesgos serán mucho menores”, dijo Kaiser. "Numerosos estudios han demostrado que los centros con mayores niveles de especialización y rutina tienden a tener mejores resultados. Entonces, lo que usted busca es alguien que tenga trayectoria en la realización de cirugías de colon con regularidad, no solo una vez al mes".
 
Otra de las claves para el éxito del tratamiento es el equipo médico al que pertenece el cirujano; eso es lo que atrajo a Kaiser a City of Hope. Se incorporó a nuestro equipo el 1 de enero de 2020, tras 20 años en Keck School of Medicine of USC, en la que fue profesor de cirugía clínica y, durante un tiempo, director interino del Departamento de Cirugía Colorrectal.
 
"City of Hope tiene un enfoque integral que permite observar al paciente desde muchas perspectivas”, dijo. "Cada paciente tiene varios especialistas, con acceso a los últimos tratamientos y tecnologías, que analizan su genética y sopesan sus riesgos".
 
También destacó otro factor importante a la hora de vencer al cáncer.
 
"Incluso cuando el cáncer se ha extendido, no todo está perdido. En absoluto. Todas las personas con cáncer deben recibir la evaluación de sus opciones por parte de expertos”, dijo. "Los pacientes que se enfrentan al cáncer colorrectal también deben considerar su propia voluntad de salir adelante y luchar con todas sus fuerzas. El camino no siempre es sencillo. Sin embargo, si un paciente y su familia están dispuestos a aceptar los desafíos de la lucha, estamos aquí para ayudar y dar esperanza”.
Tags