PIPAC – Pressurized Intraperitoneal Aerosolized Chemotherapy

Éxito en un ensayo en fase inicial de un nuevo tratamiento para el cáncer peritoneal

Irene van der Heijden tiene un tipo de cáncer que es incurable, inoperable y notoriamente resistente a la quimioterapia: cáncer de ovario seroso de bajo grado con carcinomatosis del peritoneo, una fina capa de tejido que recubre los órganos abdominales.
 
Durante los últimos cuatro años, había agotado (y agotada de hacerlo) múltiples líneas de quimioterapia y terapia hormonal. Incluso fue a Arizona para recibir un cóctel de microdosis de siete tipos diferentes de quimioterapia. Sin embargo, a pesar de este bombardeo de tratamientos, no pudo controlar el cáncer por mucho tiempo. Además, también había desarrollado una afección relacionada con el cáncer llamada ascitis, una acumulación de líquido en el abdomen.
 
"Probamos un tipo de fármaco contra el cáncer tras otro, y finalmente los médicos me dijeron: 'Creemos que el próximo paso es City of Hope. Veremos lo que pueden ofrecer'", dijo van der Heijden.
 
Thanh H Dellinger
Thanh Dellinger, M.D.
Resultó que sí tenían algo que ofrecer: un ensayo diseñado específicamente para la carcinomatosis peritoneal. El tratamiento se llama PIPAC, que es la abreviatura en inglés para la quimioterapia intraperitoneal con aerosol presurizado (pressurized intraperitoneal aerosol chemotherapy). Se desarrolló originalmente en Alemania, y los ensayos en Europa y Asia durante los últimos años han demostrado la seguridad y eficacia del tratamiento. 
 
El ensayo PIPAC de City of Hope,el primero en los Estados Unidos, está dirigido por la investigadora principal Thanh Dellinger, M.D., cirujana oncoginecológica.
 
Van der Heijden estaba emocionada por probar el nuevo tratamiento. "Había leído sobre un ensayo que realizaron en Europa hace varios años, y estaba considerando volar a Europa para ver si podía participar en un ensayo en Francia", dijo.
 
Se inscribió en el ensayo de Dellinger y está obteniendo excelentes resultados con muchos menos efectos secundarios que con la quimioterapia tradicional.

Cánceres peritoneales y PIPAC

La carcinomatosis peritoneal se puede metastatizar desde cualquiera de los órganos abdominales. En el caso de van der Heijden, es cáncer de ovario, pero también puede provenir de cánceres de útero, gástrico, colorrectal o de apéndice.
 
Los tumores son nódulos extremadamente pequeños que pueden proliferar hasta tal punto que la cirugía se vuelve imposible. Y la quimioterapia intravenosa ha demostrado ser una mala alternativa.
 
"La enfermedad es muy difícil de tratar con quimioterapia intravenosa tradicional porque es difícil llegar a esas áreas dentro del abdomen que están en la superficie de los órganos y no están bien vascularizadas", explicó Dellinger. "PIPAC administra la quimioterapia directamente en el abdomen para que efectivamente toque la metástasis de superficie."
 
El tratamiento mínimamente invasivo emplea una técnica estándar que se usa en la laparoscopía de diagnóstico en la que se introduce dióxido de carbono gaseoso directamente en el abdomen, generando una presión que eleva la pared abdominal y crea espacios alrededor de los órganos. PIPAC emplea una pluma de nebulización conectada a un inyector de alta presión para inyectar una forma de quimioterapia en aerosol profunda en los espacios intersticiales abdominales. Los órganos se bañan en este rocío durante media hora, y luego las gotitas se aspiran hacia afuera.
 
El procedimiento toma alrededor de 90 minutos, seguido por una estadía de una noche en el hospital. Los pacientes del ensayo se someterán al procedimiento cada seis semanas por un máximo de seis ciclos.
 
PIPAC también ofrece una oportunidad única para su investigación. Durante cada procedimiento de PIPAC, los cirujanos pueden utilizar la laparoscopía para obtener biopsias de tejido. Luego, los investigadores pueden estudiar los tumores a nivel molecular para identificar de qué manera los tumores cambian y evolucionan o responden a lo largo de los ciclos de tratamiento. Específicamente, analizarán el microambiente del tumor y realizarán la secuenciación genómica y transcriptómica. Esta una información vital para desarrollar tratamientos personalizados y dirigidos más avanzados.

Efectos secundarios mínimos

Para van der Heijden, el ensayo ha tenido un gran éxito.
 
"La exploración mediante una tomografía computarizada (CT scan) de Irene mostró una reducción superior al 10 % de sus nódulos tumorales", dijo Dellinger. "Además, después de solo un par de ciclos de PIPAC, la ascitis desapareció y no ha regresado."
 
Los últimos resultados de sus exámenes también mostraron una reducción significativa en CA-125, un indicador sanguíneo de los tipos de cáncer de ovario y peritoneal. Los niveles se redujeron drásticamente de los 300s a los 30s, y ahora están en el rango normal.
 
De hecho, los resultados de van der Heijden fueron tan alentadores que recibió la aprobación especial de la Administración de Alimentos y Medicamentos para tres ciclos adicionales de tratamiento.
 
"Lo que es igual de impresionante es que ha tenido efectos secundarios mínimos y ha podido mantener una buena calidad de vida, algo que no ocurre con muchos de los fármacos de quimioterapia que administramos hoy en día", dijo Dellinger.
 
La razón principal por la que la PIPAC tiene menos efectos secundarios debilitantes es que utiliza solo del 10 al 20 % de la dosis típica de quimioterapia.
 
Anteriormente, la calidad de vida de van der Heijden se veía muy afectada cada vez que se sometía a quimioterapia intravenosa. Perdió el cabello, tenía náuseas tan intensas que no podía comer, pasó largos períodos de agotamiento y, a veces sufría de depresión. Nada de eso sucede con PIPAC.
 
"Esto es absolutamente lo mejor de lo mejor en lo que respecta a efectos secundarios", dijo van der Heijden. "Ahora todavía tengo mi cabello, no tengo pérdida de apetito, no me deprimo y puedo volver a mi actividad normal en un período de tiempo mucho más corto".

Inscripción en el ensayo

Este es un ensayo en fase I de seguridad y eficacia, y originalmente se inscribieron 16 pacientes. Sin embargo, los resultados han sido tan prometedores que se ampliará a 22. El ensayo está abierto para pacientes con carcinomatosis peritoneal que no hayan tenido éxito en al menos un ciclo de tratamiento de quimioterapia estándar.
 
Pronto se abrirá otra rama del ensayo para cáncer colorrectal que se haya propagado al peritoneo. El investigador principal es el cirujano oncólogo de City of Hope, Mustafa Raoof, M.D., M.S.
 
"Ha sido una aplicación muy segura, con efectos secundarios mínimos, y estamos viendo eficacia en pacientes específicos", dijo Dellinger. "Es muy emocionante. Realmente estamos expandiendo los límites".
 
Y van der Heijden no podría estar más satisfecha con el ensayo. "Para las personas con mi tipo de cáncer, estos resultados del ensayo son una gran victoria".